Skip to main content

Alvarez, José Sixto

Index: La canción del barrio, Evaristo Carriego, OC,Obras completas. Buenos Aires: Emecé, 1974. 134. Las doce figuras del Mundo, Seis problemas para Don Isidro Parodi, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 21. La víctima de Tadeo Limardo, Seis problemas para Don Isidro Parodi, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 92. La fiesta del monstruo, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 393. Su destino, COMP,El compadrito. Buenos Aires: Compañía General Fabril, 1968. 15. El idioma de los argentinos, IA,El idioma de los argentinos. Buenos Aires: M. Gleizer, 1928. 167, 168. Prólogo, PG1,Poesía gauchesca (1). Mexico City: Fondo de Cultura Económica, 1955. ix. La pampa y el suburbio son dioses, TE,El tamaño de mi esperanza. Buenos Aires: Editorial Proa, 1926. 22. Carriego y el sentido del arrabal, TE,El tamaño de mi esperanza. Buenos Aires: Editorial Proa, 1926. 30.
Type
N

Argentine writer, 1858-1903, who used pseudonyms Fray Mocho and Fabio Carrizo; author of Un viaje al país de los matreros, Memorias de un vigilante, Vida de los ladrones celebres de Buenos Aires y sus maneras de robar and other works

Parodi: escritor y periodista argentino, autor de ensayos y cuentos (Galería de ladrones de la capital, 1887; Memorias de un vigilante, 1897; Viaje al país de los matreros, 1897; La vida de los ladrones célebres de Buenos Aires y sus maneras de robar, 1887; En el Mar Austral o La Australia Argentina, 1898). Dirigió la revista Caras y Caretas, memorable “semanario festivo, literario, artístico y de actualidades”, donde publicó, entre 1898 y 1903, bajo el pseudónimo de Fray Mocho, cuentos y crónicas costumbristas sobre la vida en Buenos Aires a fines del siglo xix, que brindan una excelente reconstrucción literaria del lenguaje popular y callejero de la ciudad. Según Borges y Bioy, el cuento de Seis problemas que mejor plasma en su tono una escritura “à la Fray Mocho” es “Limardo” (cf. Borges 699).