Skip to main content

Bustos Domecq, Honorio

Index: H. Bustos Domecq, Seis problemas para Don Isidro Parodi, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 13. Palabra liminar, Seis problemas para Don Isidro Parodi, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 15- 19. Las previsiones de Sangiácomo, Seis problemas para Don Isidro Parodi, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 69. La prolongada busca de Tai An, Seis problemas para Don Isidro Parodi, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 112n. A manera de prólogo, Un modelo para la muerte, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 145-47. Prólogo, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 299n., 300n. En búsqueda del absoluto, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 311. Naturalismo al día, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 316. Gradus ad Parnasum, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 336. El ojo selectivo, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 341-42. Ese polifacético: Vilaseco, Crónicas de Bustos Domecq, 348n. Esse est percipi, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 360-62. Los inmortales, Crónicas de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 365-68. Una amistad hasta la muerte, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 375, 379. Más allá del bien y del mal, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 391n. El hijo de su amigo, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 421. Penumbra y pompa, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 426. El enemigo número 1 de la censura, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 433-37. Deslindando responsabilidades, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 447, 450n., 451n. Epílogo, OCC,Obras completas en colaboración. Buenos Aires: Emecé, 1979. 977. Manuel Peyrou, La espada dormida, BS,Borges en Sur 1931-1980. Buenos Aires: Emecé, 1999. 283. Las doce figuras del mundo, H. Bustos Domecq, MCP1,Los mejores cuentos policiales. Madrid: Alianza, 1972. 252. La muerte y la brújula, Jorge Luis Borges, MCP2,Los mejores cuentos policiales (2). Madrid: Alianza, 1983. 190. Borges secreto, TR3,Textos recobrados 1956-1986. Buenos Aires: Emecé, 2004. 361.
Type
N

Pseudonym of Borges and Bioy Casares, Argentine writer, b. 1893, author of Seis problemas para don Isidro Parodi, Dos fantasías memorables, Nuevos cuentos de Bustos Domecq, perhaps only comparable at his worst to his disciple B. Suárez Lynch

Parodi: 1 La vida y obra de Honorio Bustos Domecq, el autor ficticio creado por Borges y Bioy Casares en 1942, y las variadas actividades y facetas de su personalidad pueden reconstruirse a partir de testimonios aportados por Bustos, por su supuesto discípulo B. Suárez Lynch y por las voces de sus creaturas. Cronológicamente, los primeros testimonios son el de Adelma Badoglio, encargada de la presentación de la vida de Bustos desde 1893 hasta 1942, y el prólogo a Seis problemas para don Isidro Parodi, la “Palabra liminar” escrita en 1942 por otro personaje ficticio, Gervasio Montenegro, quien, en 1966, prologa también las Crónicas de Bustos Domecq, publicadas un año después. Por su parte, tanto en las Crónicas como en los ulteriores Nuevos cuentos de Bustos Domecq, Bustos no se limita a la crónica y la narración, sino que con frecuencia incluye referencias a experiencias personales. Estos textos en los que Bustos es autor, narrador y personaje, proporcionan datos que permiten ir dando cuerpo a su biografía ficticia, identificando sus preferencias y rechazos artísticos, sus múltiples actividades dentro y fuera de la profesión, su relación con otros escritores, su vida privada, los textos que integrarían su obra. Si bien según los diversos testimonios la lista de los escritos de Bustos contaría con más de veinte títulos, la obra real de Bustos se reduce a los Seis problemas para Isidro Parodi, su primera incursión en el género policial, al que siguieron Dos fantasías memorables (1946), Crónicas de Bustos Domecq (1967) y Nuevos cuentos de Bustos Domecq (1977). De 1946 data la edición del prólogo que Bustos escribió para Un modelo para la muerte, de su discípulo B. Suárez Lynch, y en la edición de Nuevos cuentos se incorporó al volumen un texto, “El enemigo número 1 de la censura”, fechado en noviembre de 1971, que Bustos declara haber escrito como prólogo a la Primera Antología Abierta de la Literatura Nacional, obra inconclusa de Ernesto Gomensoro, que nunca llegó a editarse. Según el testimonio de Adelma Badoglio, hasta 1942, la labor literaria de Bustos constaría de quince obras, en verso y prosa, de las que sólo se conocen los títulos: Vanitas; Los Adelantos del Progreso; La Patria Azul y Blanca; A Ella; Nocturnos; Oda a la “Elegía a la muerte de su padre”; ¡Ciudadano!; Fata Morgana; ¡Hablemos con más propiedad!; Entre libros y papeles; ¡Ya sé leer!; El Congreso Eucarístico: órgano de la propaganda argentina; Vida y muerte de don Chicho Grande; El aporte santafecino a los Ejércitos de la Independencia y Astros nuevos: Azorín, Gabriel Miró, Bontempelli. En las Crónicas se mencionan otras obras menores de Bustos, nunca editadas: una nota sobre una exposición de escultura publicada en 1929 en la Revue de l’Amerique Latine; un “llamado al orden” sobre una obra del crítico Hilario Lambkin Formento, en 1936; en 1945, Bustos declara estar preparando unos bocetos biográficos de un presidente de Brasil y en 1967 anuncia haber escrito un prólogo a la proyectada edición de la obra del poeta Vilaseco. En diversas ocasiones Bustos concibe tareas de edición, a menudo frustradas: sus tareas editoriales habrían comenzado en 1931 como corrector de las pruebas de Tal vez, el “opus máximo” de Federico Juan Carlos Loomis; además de la mencionada e incompleta Antología de Gomensoro, se declara su intención de publicar el manuscrito de Hágase hizo, novela de Tulio Herrera y las notas marginales de Loomis a la Historia de las filosofías y religiones de Gregorovius; se esforzó en la edición de los manuscritos de Nierenstein Souza y la compilación de la miscelánea póstuma Bric−à−brac dedicada a ese autor. Entre las actividades vinculadas con la vida literaria, cabe mencionar su asidua asistencia a las veladas realizadas en casa de Loomis y, sobre todo, su labor como reportero de artes y letras para el Suplemento Literario de Última Hora, periódico en el que colaboró por más de treinta años. En varias ocasiones, Bustos no desdeñó combinar la escritura de cuentos o crónicas con la redacción de avisos publicitarios en los que insta a sus lectores a la compra de sus propios libros o de algún producto comercial. Tampoco desdeñó matizar su actividad de escritor, editor y periodista con diversos proyectos no del todo lícitos, pero sí casi siempre vinculados con figuras del ambiente artístico y literario de su época; algunas de estas empresas aspiran a la obtención de grandes ganancias; otras, al beneficio módico pero que apunta a aliviar sus persistentes penurias económicas. Cobrar por adelantado suscripciones para la edición de obras que no llegarán a publicarse; hacerse cargo de la tesorería y del dinero de supuestas sociedades benéficas; oficiar de curador de un museo al que despoja de algunas obras; alzarse con la recaudación de la taquilla en una exposición artística, son algunas de las actividades más o menos culturales emprendidas por Bustos, rayanas con la estafa o el embuste. Sólo en una ocasión se menciona que estuvo comprometido en un caso de plagio, al publicar una obra entera de otro autor. También ocupó cargos públicos: fue Inspector de enseñanza y luego Defensor de pobres en la ciudad de Rosario. Poco revela su obra sobre su vida privada. Aunque desde 1907 se instaló con su familia en Rosario, sabemos que su apego por Pujato, su pueblo natal, perduró durante toda su vida; si bien más tarde sus actividades profesionales lo conectaron con el ambiente literario porteño, Pujato siguió siendo el sitio preferido para retirarse a escribir gran parte de sus primeros cuentos, de las Crónicas y de los Nuevos cuentos. En Buenos Aires, Bustos parece no haber tenido una residencia fija: en varias ocasiones menciona su “domicilio de la calle Pozos”, pero también parece haber vivido en los suburbios, aunque no en barrios distinguidos. En varias ocasiones, se ve obligado a ocultarse en El Nuevo Imparcial, un hotel del barrio del Once que no sólo le brinda refugio sino también material para sus cuentos. Bustos es parco en lo que atañe a su vida privada, pero en dos oportunidades menciona que es un hombre casado y que vive con su mujer.

https://www.borges.pitt.edu/book/borges-bioy-en-contexto-una-lectura-gu…